0010101001

Bienvenidos al "blog de un jugador". En él realizo descripciones detalladas de una buena variedad de videojuegos. Todas estas descripciones son obra propia y no copiadas de ningún sitio, aunque para ilustrar en algunos de ellos imágenes me he visto forzado a copiarlas de otro sitio.

martes, 3 de octubre de 2017

PRINCESS REMEDY IN A WORLD OF HURT

Para la siguiente entrada voy a comentar sobre un juego corto pero frenético, en donde enemigos y balas llueven por doquier. Este es el Princess Remedy In a World of Hurt.
La historia trata de una reciente graduada en la escuela de curación Saturnino que debe descender a “Hurtland” y curar a todo el mundo, ya que todos sufren enfermedades que han invadido su cuerpo y que solo nuestra joven Remedy puede solucionar.

Tan simple como eso, aterrizamos en el primer mundo, como si el mapa general de un RPG se tratase avanzamos hasta la ciudad más cercana y allí pronto veremos el panorama: un montón de personas de cabeza baja o malas caras pueblan las calles y las casas de la ciudad.
Al entrar en contacto con alguno de ellos nos dirán pequeños diálogos tales como “me encuentro mal” y que activarán automáticamente el “modo curación”, que consiste en nuestro personaje en un escenario cerrado (el tamaño de la pantalla) y una cantidad de enemigos repartidos por el escenario.

Con algo tan simple como los cuatro botones de acción moveremos a Remedy a la vez que dispararemos en la dirección en la que estemos mirando. Nuestros disparos los componen tiritas que golpearán a los enemigos y los irá destruyendo uno a uno a medida que les alcancemos.

Los enemigos, dependiendo del tipo contra el que nos enfrentemos (ya que no hay un orden en concreto para curar a los aldeanos) avanzarán directamente contra nosotros, lo harán de manera aleatoria disparando alguna que otra bala o tendrán otros patrones más marcados ya sea en vertical u horizontal mientras disparan proyectiles que les rodean, por ejemplo.
Si una bala nos impacta perdemos algo de la vida que tengamos, y si un enemigo choca con nosotros ambos sufriremos daños, pero en nuestro caso probablemente moriremos al instante o, en todo caso, nuestra salud bajará casi hasta cero.

Para ayudarnos en la tarea contamos con un frasco que podemos lanzar como si una bomba se tratase (y de hecho lo es, ya que explota). Esto dañará grupos de enemigos que estén juntos o destruirá ciertos bloques que bloquean nuestros disparos y nos impiden pasar.

Una vez que todos los enemigos han sido destruidos el personaje se habrá curado y nuestro personaje habrá ganado una bonificación de salud. Esto hará que para el siguiente enfrentamiento tengamos un poquito más de vida total y claro está, el agradecimiento de la persona que ahora está sana gracias a nosotros.
Aparte de los distintos personajes también habrá una serie de cofres importantes a recolectar. Estos contienen más bonificaciones de salud total, así como aumentar el daño de nuestros proyectiles (que cambiará de tiritas a píldoras o jeringuillas), poder disparar en abanico, regenerar nuestra salud más rápidamente o simplemente tener más frascos bombas para lanzar durante el modo curación.

Tras completar de curar a todos los miembros de la ciudad y abrir todos los cofres, es hora de pasar a la siguiente zona, normalmente bloqueada por un portal que nos indica muy claramente el número de corazones (salud total) que debemos conseguir antes de poder seguir avanzando.

Ya que exploramos la ciudad al 100% la puerta no va a ser un problema; la atravesaremos e iremos de lleno a la siguiente, repleta de nuevos enfermos que debemos curar, aumentando aún más nuestra salud máxima e incrementando nuestro poder.
Obviamente, el tipo de enemigos, cantidad y colocación de los mismos (u otros obstáculos) harán que el juego vaya progresando en dificultad, añadiendo nuevos patrones de movimientos o de disparos que llenarán la pantalla de proyectiles difíciles de esquivar (aún cuando por la cantidad de corazones recogidas aguantemos más golpes que al principio).

Aparte de algunos cofres aparentemente inaccesibles (aunque fijándose uno bien...) el juego no tiene mucho más en si. Solo curar personas que contienen diversos tipos de enemigos (aunque siempre en el mismo patrón) y, en el caso de que alguno se nos atragante, iremos a recoger algún cofre más que hayamos dejado o quizás mejor curar a otros antes, ya que ese par de corazones extra o aumentar el daño de nuestros ataques pueden ser la diferencia.
Lo que si que puede ocurrirnos es que llegados un punto la puerta para proseguir nos pida una cantidad de corazones, pero resulta que no tenemos suficientes. En este caso la única opción es regresar nuestros pasos y revisar algo que nos hayamos saltado, y es que es posible que no solo haya pueblos, sino alguna cueva o pequeña zona de un bosque con un par de enfermos y de cofres que no nos dimos cuenta en su momento.

Aún con esto el juego en si no es especialmente largo, con una duración no mayor de 20 o 25 minutos (dependiendo del nivel del jugador) ya que incluso cuando perdemos una pequeña pantalla “curación fallida” aparece y procedemos a intentarlo casi de inmediato.

Por otro lado hay ciertos secretos; uno provisto por la cantidad de finales (aunque solo se diferencian en pequeños cambios de texto) que se pueden conseguir y ciertos personajes muy especiales, como una mujer con el corazón roto que curare… ¿se puede curar un corazón roto con remedios tradicionales? o, por ejemplo, el “cofre celoso”, que se pone celoso si... descúbrelo tu mismo.
Como apunte final. Hay tres niveles de dificultad para elegir: En nivel normal muchos de los enemigos no dispararán nada contra nosotros, o si lo hacen el número de balas es muy bajo. En los otros niveles de dificultad el número de proyectiles en pantalla y la velocidad con la que se mueven aumentarán considerablemente.

Nota: El juego puede conseguirte gratuitamente desde la página de su creador: remar.se
RESUMEN:

Juego: Princess Remedy in a world of hurt.

Género: Disparos.

Pros: Jugabilidad rápida y sencilla. Mecánica simple pero que requiere de habilidad para curar satisfactoriamente a la gente. Diversos secretos y caminos ocultos que hay que explorar.

sábado, 23 de septiembre de 2017

TOKYO JUNGLE

El juego que voy a comentar es toda una curiosidad, y es que Tokyo Jungle es un juego de supervivencia con animales de todas clases: perros, gatos, leones, cocodrilos y ¿¡dinosaurios!?
Imagen extraída de wikipedia
Nada más empezar el juego ya resulta curioso que el modo historia no está disponible desde el principio, forzándonos a jugar una partida de supervivencia la primera vez, aunque antes que eso se nos ofrecerá la posibilidad de jugar un tutorial que conviene realizar para entender los entresijos de este juego tan peculiar.

El tutorial nos enseñará lo más básico: como movernos, agazaparnos entre matorrales, cazar presas pequeñas y luchar con uñas y dientes contra otros cazadores peligrosos, tanto controlando a un carnívoro como un herbívoro.

Con los tutoriales de rigor superados ya empezamos en el juego, eligiendo para empezar si queremos escoger entre un perro (un pomerania) y un ciervo, poniéndonos así en la elección entre un carnívoro y un herbívoro, cada uno con un estilo de juego aunque con el mismo objetivo: sobrevivir.

Nada más empezar tendremos a nuestro animalico (el que hayamos elegido) por las calles de Shibuya. Aparte de algunos pocos textos diciendo que los humanos ya no existen y que los animales han tomado las calles, no habrá mucha más información, así que el juego nos deja a nuestro libre albedrío para realizar lo que creamos conveniente, ya que no hay un orden establecido para hacer las cosas simplemente haremos lo que nos plazca.
Imagen extraída de gamespot.com
Una de las cosas a realizar es la de cazar a presas más pequeñas que nosotros, ya sea gallinas o conejos si los hubiere. Para ello nos acercaremos por detrás (o usando zonas de maleza para ocultarnos a su vista) y, una vez que un indicador aparece por pantalla, presionar el botón que el tutorial nos enseñó para saltar encima de la presa para una muerte limpia. Ahora bastará presionar el círculo en nuestro mando para devorar la deliciosa carne de gallina que acabamos de cazar.

Esto recuperará nuestra barra de hambre (que bajará gradualmente con el tiempo) pero además aumentarán las kilocalorías de nuestro animal. Dependiendo del animal cazado nos proveerán con un número distinto de calorías; obtenidas las suficientes nuestro cánido se volverá un “veterano” y, si seguimos ingiriendo energía nos convertiremos en un animal alfa, tornándose nuestro animal un poco más grande y otras ventajas que nos dará más adelante.

Nadie nos quita intentar cazar presas más grandes, que pueden ser otros carnívoros, pero si el animal es muy grande no bastará con un simple mordisco a la yugular y, en caso de otros animales más pequeños como gatos y otros perros, un ataque a alguno de ellos atraerá a la lucha al resto de la manada, teniendo que combatirlos usando nuestras zarpas evitando que nos maten.

Otro objetivo a realizar consiste en capturar un territorio, para ello buscaremos 4 puntos indicados en el mapa con banderines y marcar esos 4 puntos. Con el territorio en nuestro control la guarida estará disponible (en una zona en concreto pero siempre en el mismo sitio); en ella podemos dormir para acelerar el tiempo o salir de la partida para un único guardado (no hay posibilidad de guardar la partida de ninguna manera).
Imagen extraída de gamespot.com
Una vez que tengamos un territorio bajo nuestro control aparecerán dos hembras en distintos puntos del área; debemos acercarnos a alguna de ellas para que muestren interés en nosotros y formar con ella nuestra propia camada.

Estas hembras tienen tres estados, y es que pueden ser alfas, requiriendo que nuestro perro lo fuera (ya que nadie nos quita de conquistar un territorio antes de llenarnos a calorías), veteranas o incluso desesperadas (que se arrejuntarían sin importar nuestra propia condición). Obviamente las alfas tienen mucho mejor valor evolutivo.

Una vez con una hembra tras nosotros, iremos hasta la guarida y nos aparearemos. Tras un fundido en negro una nueva generación de pomeranias ha nacido, incrementando algunos de sus atributos base heredados por sus padres. Quizás ahora nuestra cría tenga 10 puntos más de salud, 5 de fuerza y 8 de resistencia.

Esto dependerá de las mejoras que hayamos consiguiendo por el camino así como el tipo de hembra con el que nos hayamos apareado. La desesperada puede incluso pasarnos pulgas, haciendo que ocasionalmente nuestro animal deba pararse a rascar (algo poco conveniente si un grupo de hienas están persiguiéndonos), mientras que con la hembra alfa es muy probable que tengamos una camada sana y muy grande.
Imagen extraída de gamespot.com
Y es que es muy importante ya que ahora obtendremos el control de los cachorros. El número dependerá del tipo de hembra, pero siempre se nos dará al menos un par de crías para proseguir y repetir el mismo ciclo: comer, conquistar territorio y aparearse con una nueva hembra, aunque esto debe hacerse en una zona distinta de la anterior.

El número de crías no solo es solo de adorno, ya que también funcionará como vidas extras. Cuando algo nos mate, el control pasará a uno de nuestros hermanos y podremos seguir jugando como si nada. También el hecho de nacer un buen número de crías nos favorecerá a la hora de combatir ciertos enemigos o incluso hacer las veces de cebo para que ese león tan pesado deje de perseguirnos.

Aumentar nuestros atributos y el de nuestra crianza es posible a través de ciertas misiones que se activan de forma automática pasado ciertos años. Así, ya a partir del año 1 (1 minuto de juego aproximadamente) habrá bonificaciones por la cantidad de comida que devoremos, por haber marcado X territorios o incluso por el mero hecho de ir a cierta zona en concreto. Cada misión superada nos aumentarán los atributos del animal, o bien desbloqueará otro animal para jugar su modo supervivencia.

Realizar todo esto (cazar, marcar territorios y aparearse) puede parecer una tarea sencilla, pero no lo es si tenemos en cuenta los diversos peligros que nos acechan por todas partes. Ya no solo predadores de mayor tamaño que nos acecharán, pero incluso los pequeños pueden tener manadas demasiado grandes cómo para luchar contra todos.
Imagen extraída de gamespot.com
Además de eso, las inclemencias del tiempo que van a afectar muchísimo al juego. Por un lado está la visibilidad reducida por la noche, que se traduce en que es más difícil ver donde están las cosas. Por suerte un pequeño mapa-radar nos da referencias suficientes para saber donde se encuentran cosas clave.

Ahora bien, con la llegada del aguacero dificultará también nuestra visión. Si bien en lo que al juego se refiere se ve todo claramente, ese mapa-radar dejará de mostrar puntos, haciendo que sea más complicado eludir posibles enemigos o encontrar presas cuando el hambre apremie.

Por si fuera poco, las distintas zonas pueden infectarse con lluvia tóxica. Esta lluvia dará al traste la comida, envenenándola (por lo que sube el veneno en nuestro organismo si la comemos), pero es que el mero hecho de estar presentes también nos afecta a nosotros. Si el indicador de veneno alcanzar el 100% moriremos por esa enfermedad. Comer comida (que no esté envenenada) nos recuperará un poco el bienestar, si es que aún queda comida intacta.

Incluso cuando no haya ningún elemento que nos perjudique, es muy posible que la zona en la que estemos esté casi vacía de comida. Algún conejo suelto o cervatillo podría quedar, pero en un área grande y, si estamos hambrientos, querremos movernos rápidos por lo que nos delataremos a la única presa que había y se escapará.
Imagen extraída de gamespot.com
Por ello debemos movernos de zona en zona continuamente, pero debemos saber muy bien a donde nos movemos. ¿Avanzamos hacia el sur que hay mucha comida aunque la lluvia tóxica esté ahí? ¿Mejor nos mudamos al oeste que la comida es más abundante? Esta segunda opción es más saludable... hasta que una jauría de leones la ocupa, haciendo casi imposible avanzar sin ser perseguido y ya no digamos cazar.

Para ayudarnos a mantener nuestra salud hay objetos que dejaron los humanos que podemos recoger y utilizar. Estos aparecerán en cajas de regalo al comer algo o están en el suelo sin más. Entre ellos se encuentran raciones de comida, kits de primeros auxilios e incluso champú antipulgas.

Incluso más raro (a nivel lógico) hay equipamiento como gorras y camisas y garras especiales que aumentarán los atributos de nuestro animal, dándole mayor ataque o resistencia entre otros.

Una vez que nos hayan matado todas las vidas, el juego regresará a la pantalla de inicio, así que todo lo que queda es usar a alguno de los otros animales disponibles o que hayamos desbloqueados. Algunos podrán ser más fáciles (si somos un gran cazador) o puede resultar muy cuesta arriba cuando juguemos con un pollito tan frágil cómo lento.

Si lo que queremos es jugar al modo historia, hace falta recoger tres cajas de regalo que están marcadas en el mapa. no hace falta esperar nada ni jugar con ningún animal en concreto, solo ir a la zona, recogerlas y luego esperar a morir. Estos objetos especiales nos irán mostrando parte de la historia a modo de notas de prensa e informes científicos, pero además desbloqueará el primer capítulo del modo historia.

En el modo historia el juego no es para nada aleatorio y todo está mejor medido (en general). Así en un primer episodio controlamos a un pomerania que vivía una buena vida de perros, con todos los caprichos que un perro sibarita podría desear; pero ahora que los humanos han desaparecido este cánido se ve forzado a despertar su lado más salvaje y buscarse que comer.
Imagen extraída de gamespot.com
Con esto el escenario por el que nos podemos mover estará muy definido; bloqueado con camiones, escombros o similares impidiendo cualquier ruta alternativa. De este modo nos encontraremos rápidamente con una presa, siendo un primer “desafío” el cazarlo antes de que el hambre llegue a cero.

Habiéndonos alimentado lo suficiente la historia avanzará un poco más, ya sea afianzarse con un territorio derrotando a algunos gatos salvajes para ello y luego buscando una hembra para establecernos en algún apartamento abandonado de la zona.

Desgraciadamente, una vez superadas estas pequeñas tareas hará falta regresar una vez más al modo supervivencia y recoger tres objetos más antes de poder avanzar al siguiente episodio, forzándonos a simplemente mirar el mapa, recolectar las cajas de regalo y luego suicidar a nuestro animal simplemente para acceder a una nueva parte de la historia.

El resto de los capítulos lo conforman continuaciones del perrito de antes (o su progenie) u otros animales que no tienen relación directa: un ciervo en busca de su madre (por lo que su capítulo es más un juego de sigilo), una cruenta batalla por un territorio controlado por un Tosa, hienas que deben explorar sin ser descubiertas o un león que debe proteger a su manada de ataques de otros animales malintencionados.
Imagen extraída de gamespot.com
Esto incluye una variedad de elementos en el juego, desde niveles puramente de sigilo, niveles de combate entre dos bandos, carreras de velocidad para competir por alcanzar zonas antes que nuestros competidores, peleas contra enormes grupos de manadas como si un beat em up se tratase... ¡Con jefe final animal gigante incluido!

Al final, y solo al final, se descubrirá el motivo por el que los humanos se han evaporado, y por que si aguantamos lo suficiente en el modo supervivencia pterodáctilos pueden verse sobrevolando ciertas áreas del juego.

En esencia, estamos frente a un juego muy interesante en su planteamiento. Cada partida de supervivencia es distinta y no siempre tendremos la suerte de nuestro lado. En cuanto al modo historia, esta está bien estructurada aunque los puntos de control no lo están (a veces superar pequeños fragmentos ya activa uno y otras veces zonas largas no), aunque la peor parte es el tener que obligarnos a jugar el modo supervivencia solo por recolectar tres objetos y luego suicidarnos para jugar un simple capítulo.

RESUMEN:

Juego: Tokyo Jungle

Género: Supervivencia

Pros: Una proposición peculiar, con multitud de animales teniendo cada uno sus ventajas y desventajas. Diferencias entre un carnívoro y un herbívoro, siendo el primero más fuerte en el combate pero con el segundo las presas nunca saldrán corriendo. Algunos capítulos del modo historia están muy bien presentados y ofrecen una dificultad progresiva.

Contras: Debido a la aleatoriedad del modo supervivencia, es posible perder todo un buen progreso por la mala suerte.

viernes, 1 de septiembre de 2017

I AM ALIVE

Para esta entrada voy a relatar sobre un juego que consiste mayormente en la supervivencia. I am alive para ps3, presentando un desastre mundial como inicio y un sentimiento de urgencia y escasez en diversas zonas del juego.
Imagen extraída de wikipedia
La historia comienza con un cataclismo mundial (no especificado) qué ha puesto a todos de rodillas. La ausencia de recursos y la supervivencia extrema se ha intensificado a lo largo del año que ha ocurrido el hecho.

Por su lado, nuestro protagonista, de nombre Adam, ha estado durante todo este año viajando a su viejo hogar, en busca de su mujer e hija, ardua tarea con todos los problemas que haya podido encontrar así como ausencia de vehículos u otros medios de locomoción.

Con una pequeña introducción Adam cuenta a una cámara de mano lo que piensa hacer, e incluso dando instrucciones para entregar la cámara a su mujer si a él le pasa algo. Tras este fragmento tendremos el control del juego, siendo en tercera persona y todo con un tono de color apagado, casi como si nuestro televisor apenas mostrara color alguno.
Imagen extraída de gamespot.com
Al principio el juego nos dará bastantes indicaciones sobre que teclas pulsar, y es que aquí va a ser muy importante conocerlos bien para sobrevivir. Resistencia y salud van a ser las dos cosas que estarán indicadas por pantalla, por lo que perder cualquiera de ellas supone una muerte segura.

La barra de color blanco es la que mide nuestra resistencia: cuando vayamos corriendo, saltemos o nos estemos desplazándonos agarrado de alguna cornisa o saliente, esta barra se irá reduciendo gradualmente. En cuanto paremos de correr o nos soltemos del saliente la barra se llenará rápidamente.

Si mientras estamos escalando una zona de cornisas hemos sido lentos o la cornisa es larga y nuestra barra de resistencia se vacía por completo aún tenemos la posibilidad de realizar un “sobre esfuerzo”. Este esfuerzo a mayores nos permite continuar un poco más, a cambio de reducir el contorno de la barra indicadora de resistencia, lo que se traduce en que en cuanto estemos en una zona segura, nuestra resistencia ya no se recuperará al 100%.

Imagen extraída de gamespot.com
Tener, por ejemplo, un 65% de la resistencia total supone una preocupación, ya que la próxima vez que tengamos que trepar por una cornisa, quizás este 65% no sea suficiente para atravesarla sin realizar otro sobre esfuerzo; y es que si seguimos forzando a nuestro personaje la barra terminará por agotarse, haciendo que el personaje se suelte de la cornisa, normalmente con consecuencias funestas.

Por otro lado está la barra roja que simboliza la salud. Su funcionamiento es mucho más simple, y es que si recibimos daño bajará, y si llega a cero moriremos una vida, nada más sencillo aunque es importante decir que solo tenemos un total de tres reintentos: perderlos todos y estaremos obligados a repetir el capítulo entero.

Cómo es natural, hay objetos repartidos por los distintos escenarios, callejones, edificios... objetos que recuperarán ya sea nuestra resistencia, nuestra resistencia máxima o nuestra salud. Algunos objetos solo subirán un poco de una sola mientras que otros pueden subir mucho o incluso subir un poco de cada cosa.

Hay que tener en cuenta un nuevo factor, y es el humano. El primero con el que nos encontremos nos encañonará con su pistola y nos gritará amenazándonos con dispararnos si nos acercamos demasiado. Nuestro propio personaje adoptará una postura de rendición con las manos hacia arriba y caminar sin perder de vista al hombre, manteniendo la distancia con él.
Imagen extraída de gamespot.com
Más adelante nos toparemos con hombres menos amistosos, y es que estos van a buscar darnos una paliza si no le entregamos todo lo que tenemos, algo que no podemos permitirnos. Para ello el juego utiliza la mecánica de la sorpresa, y es que adoptaremos la misma posición de rendición, pero esta vez cuando alguno de los enemigos esté lo suficientemente cerca pulsar el botón correcto le cortará la garganta de un solo tajo.

El segundo hombre cargará con nosotros así que todo lo que queda es una lucha de machetes entre ambos. Este duelo consiste en una mera pulsación repetida de un botón que aparezca por pantalla, por lo que no hay ninguna estrategia a seguir.

Ahora bien, en el futuro podemos toparnos con tres enemigos dispuestos a destrozarnos, por lo que no sirve utilizar la misma táctica de antes. Tratar de tener un duelo de machetes contra uno nos hará vulnerable a los ataques del otro.

La manera de lidiar con estos tres enemigos es la de esperar a que uno de ellos se acerque, presionar el botón para darle un tajo rápido y mortal y acto seguido sacar nuestra pistola y apuntar a los dos hombres restantes (aunque no tengamos balas). Ahora nos toca darles órdenes para que se aparten para, o bien que se separen lo suficiente para derrotarlos uno a uno, o bien ir empujando (mediante gritos) a alguno de ellos cerca de un precipicio o un fuego. Una patada rápida dada al enemigo será suficiente para sobreponernos al 3 contra 1.
Imagen extraída de gamespot.com
Más adelante conseguiremos algo de munición, ya sea por los enemigos o encontrarla por ahí, pero aún así va a ser muy escasa. Por este motivo va a ser muy importante saber cuando es conveniente usarla contra los enemigos o no, ya que estos también estarán equipados a veces con balas. Normalmente en estos casos tras nuestro primer movimiento defensivo estos enemigos sacarán sus pistolas para dispararnos.

Debemos escanear con nuestros propios ojos quienes llevan pistola y quienes yo, ya que lo más lógico será usar alguna bala contra enemigos que lleven armas de fuego y reservar munición para más adelante.

En líneas generales ya tenemos todos los conocimientos básicos tanto de zonas de escalada como de combate, pero aún queda ir siguiendo la historia, que implica a una niña que confundimos por nuestra propia hija y el viaje primero por llevar a la niña a un lugar seguro y luego la búsqueda de nuestra propia familia, si es que las condiciones nos dejan.

Y es que cuando las bases estén cimentadas, un nuevo elemento azotará al juego, y es una niebla tóxica. Ya no solo nuestra visibilidad estará limitada sino que nuestra resistencia bajará incluso cuando estemos quietos. La única manera de evitar morir es subirse a un lugar alto... ¡Si es que aún tenemos resistencia para ello!
Imagen extraída de gamespot.com
Además, se escuchará un sonido simulando la cuenta de un reloj así como música que incrementa su volumen cuanta menor resistencia tengamos, por lo que la tensión se palpa en el ambiente y el propio juego nos da indicaciones que nos hará sentir la urgencia más que nunca.

Obviamente no todo va a ser negativo. Podemos recoger anclajes (de un único uso) para usarlos en zonas de escaladas largas. En el anclaje nuestra resistencia subirá (la actual, no la máxima) para así proseguir su camino. De nuevo, estamos frente a un recurso limitado y no podemos usarlo en cualquier momento.

Antes mencioné que el juego tiene “reintentos” que funcionan a modo de vidas. Morir 3 veces y nos veremos forzados a repetir todo el capítulo. A veces habrá reintentos extras (cuyo símbolo es una cámara) para recoger, pero además si ayudamos a los supervivientes menos hostiles se nos concederán un reintento a mayores... a costa de ese preciado botiquín que curaría nuestra salud máxima (u otro objeto que necesiten/pidan).
Imagen extraída de gamespot.com
Aún con esto el juego tiene toques oscuros. Habrá hombres y mujeres desesperados por la situación. No quieren herirnos, pero no dudarán en apuntarnos si se sienten amenazados y, si tenemos balas, debemos sopesar si realmente estamos dispuestos a matar a un inocente para robar sus pertenencias.

En esencia estamos frente a un juego curioso; toda una sensación de supervivencia con momentos de tensión aunque las zonas de batalla no vayan a ofrecernos una gran variedad de situaciones. Por desgracia el juego se siente muy incompleto ya que da la sensación de que le faltan páginas en la historia del final, terminándola con una cinemática previa a los créditos que parece prematura y que no explica casi nada.

RESUMEN:

Juego: I am Alive

Género: Acción y supervivencia.

Pros: El juego sabe como ponerte en tensión, tanto en la barra que se desgasta como los efectos sonoros (música y sonidos de tic-tac) para poner aún más nervioso al jugador. Sobrevivir con los objetos que encontremos y las decisiones personales de si ceder algunos de los que tenemos a otros supervivientes o no. Sorpresas de parte de otros supervivientes, ya sean hostiles o pacíficos pero que nos hará desconfiar o, como mínimo, nos harán sentir algo bueno o malo.

Contras: Los enfrentamientos contra hostiles, a excepción de pequeñas modificaciones, no van a sufrir grandes variaciones por lo que en líneas generales todos se realizan y comportan de similar manera. La sensación de que al juego le faltaba por lo menos un capítulo más antes de alcanzar los créditos finales, dejando cuestiones demasiado en el aire.